Cuando no existan las palabras…



En cada encuentro basta con verme reflejada en tu mirada para comprender, todo aquello que tu boca no puede pronunciar, es en tus ojos que me vislumbro, son ellos los que me dicen lo que con palabras sería imposible decir...
Tu mirada me despoja para quedar convertida en piel y alma, para indicarme que es el momento perfecto, el preciso de entregarnos al amor..

Porque no existen palabras que ya no hayamos dicho, no hacen falta, no las necesitamos. Es solo nuestra piel y nuestra alma en ese instante detenido en el tiempo para los dos…